• Una señora me pide que estudie su casa. Cuando empiezo a testar la habitación, el péndulo me avisa de que de la zona del pecho hasta la cabeza hay energía patógena. Después, las varillas determinan que es una fuerte corriente de agua y falla geológica. Ella, perpleja, me confiesa que hacía dos años que había pasado por un proceso de cáncer de pecho. Ese mismo día, cambió la cama a un lugar neutro.
  • Jose y Alicia adquieren un terreno en las afueras de la ciudad. El marco es incomparable, precioso. Cuando me llevan al lugar para decidir donde construir su nueva casa, les indico que en la parte alta, casi en el límite de la propiedad. Ellos querían en medio del terreno, de 1 Ha. Y en tanto espacio, les recomiendo en uno de los extremos. Donde ellos querían, la energía telúrica era patógena (agua subterránea, falla,…). Después de posteriores consultas a más Geobiólogos, como todos coincidieron en la misma ubicación, hicieron la casa en la parte alta. A día de hoy, están encantados con su hogar.
  • A un muralista de Bilbao, le van mal las cosas en el negocio. Me llama para testar su local, y el primer obstáculo, me lo encuentro en la misma entrada, ya que la puerta no abría del todo.  Cuando me enseña dónde suele estar sentado, percibo que es un sitio que agota, desanima,…Efectivamente, había un fuerte cruce de líneas Hartmann asociado a agua subterránea. Además de valorar otros elementos decorativos y estructurales, le di unas pautas muy sencillas, y la cosa empezó a funcionar.

Publicado: 17 de Abril de 2013 a las 14:30